Cómo Congelar Verduras

Congelar verduras. Pasos previos.

Antes de congelar las verduras, éstas deben estar limpias, sanas (si notamos algún sector dañado, retirarlo), y se deben conservar en la heladera hasta el momento de congelar.

La mayoría de las verduras pueden congelarse, las únicas que no aceptan la congelación son las ensaladas y los pepinos.

Si congelamos tomates o pimientos, solo los podremos usar para salsas y no para consumir frescos.

Antes de congelar cualquier vegetal, hay que escaldarlos o blanquearlos, es decir, meterlas en agua hirviendo y retirarlas de inmediato (no deben hervir), esto evitará que las hojas se marchiten y pierdan su sabor durante el proceso de congelación.

Si las guardamos crudas debemos secarlas antes.

Cómo congelar distintos tipos de verduras

Acelga y espinacas: Crudas, blanquear dos minutos y congelar. También las podemos guardar cocidas directamente. En ambos casos duran 1 año.

Apio: Los blanqueamos un par de minutos y los congelamos. (6 meses).

Berenjenas: Las cortamos por la mitad, las blanqueamos dos minutos, secamos y guardamos. Cocidas se conservan de cualquier modo. (1 año).

Brócoli: Si lo guardamos crudo, debemos blanquear durante 3 minutos. Si lo vamos a conservar cocido, lo podemos guardar solo o con salsas (1 año).

Coliflor: Se puede guardar crudo, directamente en gajos (6 meses).

Papas: Se pueden conservar fritas, en puré y tortillas de 4 a 6 meses.

Perejil: Lavar, quitar los tronquitos y embolsar. (6 meses).

Zapallitos: Cocinados, rellenos, en guisos, etc. (6 meses).

Cebolla: Picarla y embolsarla. También la podemos guardar rehogada o en salsa. (6 meses).

Nota. No olvidar etiquetar cada envase con la fecha en que ha sido congelada.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Congelar Verduras, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

416 valoraciones. El 94% dice que es útil.