Cómo Deshidratar Frutas Artesanalmente

¿Qué son las Frutas Deshidratadas?

El secado o deshidratación de frutas, es un procedimiento que se hace desde hace miles de años para ayudar a su preservación. Cuando los alimentos se deshidratan o desecan, pierden casi completamente el agua que poseen, evitando así la proliferación de microorganismos. Además, algunos procesos enzimáticos y químicos quedan detenidos, permitiendo la preservación de los alimentos por largos periodos de tiempo.

En estos días en donde casi todas las personas cuentan con refrigeradores, los fines para el secado de frutas y alimentos han cambiado, se ha vuelto más comercial, como por ejemplo, para el ahorro de espacio y reducción de peso.

Algunas de las características de las frutas deshidratadas son la pérdida de un porcentaje de vitaminas, como la vitamina C y la vitamina A. El proceso químico que conlleva la deshidratación mejora la absorción de ácido ascórbico y caroteno.

Cualquier fruta se puede deshidratar, desde limones, hasta melocotones, piña, banano, etc.

Cómo deshidratar frutas

Para deshidratar la fruta se necesita una inversión de tiempo de alrededor de 10 días, si es que lo secamos al aire libre. Para comenzar, cortamos las frutas en rebanadas finas, de aproximadamente 1 milímetro de ancho, y las colocamos en una bandeja refractaria, o sobre una base con papel aluminio.
Debemos tener en cuenta que este método no es muy recomendable debido a la falta de higiene que conlleva el proceso.

Hay otro método para deshidratar la fruta mucho más veloz e higiénico: el horno. Para ello, colocamos la bandeja con las rodajas de frutas, y calentamos a baja temperatura, dando vuelta de vez en cuando. Se debe controlar a menudo para que no se quemen.

El tiempo varia con cada fruta y la cantidad de agua que posean, pudiendo demorar entre 3 y 6 hs.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Deshidratar Frutas Artesanalmente, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

438 valoraciones. El 80% dice que es útil.