Cómo hacer prepizzas rápidas

La s pizzas son uno de los platos rápidos predilectos en las mesas de todo el mundo. Son simples de preparar, muy versátiles, y del gusto de cualquiera. Con tan sólo algunas pequeñas variaciones a las recetas podremos obtener diversos resultados para adaptarse al paladar de cualquier invitado a la mesa.

Por lo general tenemos algunas prepizzas en el freezer o en el congelador, prestas para ser llevadas al horno ante cualquier visita o cuando, simplemente, no tenemos ganas de preparar platos por demás elaborados. Pero también, claro, hay quienes disfrutan de la elaboración de prepizzas caseras, bien sabrosas. Aprendamos dos formas sencillas de elaborarlas para tenerlas siempre a mano.

primer receta para elaborar prepizzas consta de masa y levadura, ya sea seca (deshidratada) o fresca (en pancitos o cubos). Este es el método de elaboración básico, y conlleva algún tiempo de espera entre el amasado y la cocción, ya que debemos preparar el poolish o la esponja de levadura, y debemos procurar un tiempo decente de leudado. Las proporciones son de 50 gr de levadura, un kilo de harina cuatro ceros, un pocillo de aceite y agua, lo suficiente como para lograr una buena consistencia a la masa.

Debemos disolver la levadura en un poco de agua caliente, añadimos a la harina, amasamos, agregamos el aceite y agua en caso de ser necesario. Luego, dejamos la masa descansar unos 15 minutos y ya estará lista para armar las prepizzas.

La segunda receta es mediante la utilización de harinas especiales, que están enriquecidas con fermentos y levaduras. Estas harinas son muy económicas y, a partir de un paquete, podemos obtener entre 6 y 8 prepizzas, dependiendo de si las hacemos media masa o a la piedra. Para elaborarlas, simplemente colocamos la harina y la cantidad de agua indicada en el paquete, aunque también necesitaremos agregar por lo general una pizca de sal, otra de azúcar, y algo de materia grasa, que bien puede ser un chorrito de aceite.

El secreto en esta elaboración es dar un buen leudado: al menos 30 minutos para el bollo total, luego, separamos en porciones, estiramos y dejamos leudar al menos 30 minutos más en la pizzera. Antes de hornear, recuerda colocar la base de salsa para que la masa no se reseque.

La tercera manera de elaborar prepizzas es aún más sencilla, y es ideal para cuando estamos muy cortos de tiempo. Se trata de tomar un bol de gran capacidad y colocar aproximadamente 250 gramos de harina leudante por cada bollo de pizza a preparar. Luego, incorporaremos un poco de aceite (opcional) para suavizar la masa, y armamos el bollo con soda o agua gasificada. Ya listo el bollo (no se debe pegar en las manos ni en la mesada) estiramos, colocamos en el molde, y llevamos al horno. Recuerda que no será necesario dejar leudar previamente, pero sí es recomendable cocinar la masa en su totalidad antes de agregar la salsa o los demás ingredientes.

Con esta técnica, en cuestión de minutos tendremos una prepizza lista para ser consumida.

Un secreto es saborizar la masa con un poco de orégano, para darle un toque especial de sabor.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer prepizzas rápidas, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

33 valoraciones. El 82% dice que es útil.