Cómo Secar Higos

Guía para Secar Higos

Los higos son una delicia. Se trata de una fruta (un fruto) que podemos consumir en crudo, ni bien cortamos del árbol, o que podemos elaborar en preparados exquisitos, como dulces y conservas almibaradas e incluso en alcohol.

Pero hay otra manera de deleitarnos con este regalo de la naturaleza a lo largo del año: podemos deshidratar y secar los higos, para rehidratarlos al momento del consumo, o bien para triturarlos y aderezar con ellos masas, panificados, tortas y todo tipo de platillos.

Métodos para secar higos

La manera tradicional de secar higos es mediante el aprovechamiento del calor solar y la circulación del aire. También podemos deshidratarlos ayudándonos con una deshidratadora casera, o con una deshidratadora electrónica. En cualquier caso, la temperatura recomendada para deshidratar higos es de entre 43°C y 45°C, por lo que su secado en el horno de la cocina puede ser un tanto agresivo, cocinando los frutos en lugar de eliminar su humedad interna.

El tiempo de secado de un higo de tamaños normales, y en buenas condiciones climáticas, será de 1 a 3 días, dependiendo de la circulación del aire y del mantenimiento constante de la temperatura, además de la humedad de ambiente. En deshidratadoras eléctricas, este tiempo se reducirá a sólo un par de horas, según el modelo y la potencia del artefacto.

Elige los mejores higos de la estación para su secado. Los de la primera floración (las brevas) suelen ser de mayor tamaño, mientras que los de la segunda floración (en verano) suelen ser menos jugosos, siendo más adecuados para el proceso de secado.

Pasos para secar higos

Para secar los higos, primero lávalos y límpialos para eliminar suciedades, sin machucarlos o golpearlos. Luego, colócalos en las bandejas de la deshidratadora o en la red o malla mosquitera, para llevar al aire libre y permitir su deshidratado natural.

Recuerda espaciar o separar los higos entre sí, para propiciar una mejor circulación del aire entre ellos, y hacer más veloz el procedimiento.

Dependiendo del tipo de secado, puedes ir moviendo los higos. En el secado de higos por acción solar, es conveniente girar o voltear los frutos de una a dos veces por día, para propiciar un buen secado parejo en toda la superficie. Recuerda colocar una tela sobre los higos, de preferencia de color negro, para evitar que los pájaros y otros insectos los encuentren.

Cuando los higos se noten ya secos, sin zonas brillantes ni blandas, retíralos del sol y déjalos a la sombra, para que se enfríen. Si los guardaras calientes, puede que el resto mínimo de humedad los deteriore en poco tiempo. Ya bien secos y fríos, coloca los higos secos dentro de contenedores de cierre ventilado, y cúbrelos con un paño, permitiendo su respiración.

Al secar higos con deshidratadora, déjalos enfriar durante toda la noche y dales guarda en contenedores de buen cierre (incluso hermético) para conservarlos a lo largo de todo el año.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Secar Higos, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

162 valoraciones. El 91% dice que es útil.