Cómo conservar el choclo para disfrutarlo todo el año

Los choclos, elotes o maíces son uno de los vegetales más sabroso y versátiles en las cocinas de nuestros países. Permiten la elaboración de platos de lo más variados: cremas, salsas, ensaladas, tartas y mucho más. También, se trata de un vegetal que permite una amplia variedad de métodos de cocción, incluyendo hervor, vapor, parrilla, horno y aún más.

El choclo o el maíz, en su estación de recolección, es mucho más sabroso, más dulce, y mucho más jugoso. Es el momento adecuado para adquirirlo a bajo precio, preservándolo mediante distintos métodos para degustarlo y disfrutarlo a lo largo del año.

trong>Un buen método de conserva es congelar el choclo, aprovechando el freezer o el congelador, para conservar las mazorcas peladas y limpias, o bien los dientes por separado. Retira las chalas u hojas y las posibles suciedades, lava los choclos y déjalos escurrir, hasta que se hayan secado un poco. Puedes conservarlos en crudo o ya cocidos. Si prefieres, puedes aprovechar para usar la vaporiera (cocción mediante vapor) que mantendrá los granos bien hidratados. En cualquier caso, déjalos enfriar, secar, y colócalos luego en bolsas de cierre hermético, para conservar en el congelador durante todo el año.

También puedes conservar únicamente los granos del maíz. Una vez más, puedes cocinar los choclos (de preferencia al vapor) o bien conservarlos en crudo. Coloca la mazorca en forma vertical sobre una tabla o superficie de corte, y desliza un cuchillo bien afilado por la base de los granos, permitiendo que se desprendan sin romperse. Recolecta luego los granos sobre un lienzo o paño limpio para secarlos un poco (o, al menos, eliminar el exceso de humedad) y coloca dentro de una bolsa para freezer de cierre hermético. Con ello, podrás utilizar granos de choclo congelados durante todo el año, y en la cantidad justa, sin desperdiciar. Recuerda, para ello, colocar los granos fríos y algo secos, para evitar así que se peguen entre sí.

También se puede congelar el choclo o el maíz ya cocido, en preparados como tartas o pasteles, y también en preparados cremosos como la tradicional humita. Simplemente cocina el platillo, déjalo enfriar completamente, sepáralo en porciones y colócalo dentro de contenedores herméticos (plásticos, bolsas u otros), y llévalo al congelador, para disfrutarlo durante todo el año.

Si vives en una zona productora de vegetales, procura adquirir los choclos en puestos y en campos. Estos productos, además de ser más económicos, serán mucho más sabrosos. Y recuerda: si compras maíz en un campo o en un puesto rural y hallas un pequeño gusanillo recorriéndolo por debajo de las hojas, esto es una buena señal: se trata de un choclo libre de pesticidas y químicos agresivos, mucho más orgánico, saludable, y seguramente más sano para la alimentación de tu familia.

También puedes conservar únicamente los granos del maíz. Una vez más, puedes cocinar los choclos (de preferencia al vapor) o bien conservarlos en crudo. Coloca la mazorca en forma vertical sobre una tabla o superficie de corte, y desliza un cuchillo bien afilado por la base de los granos, permitiendo que se desprendan sin romperse. Recolecta luego los granos sobre un lienzo o paño limpio para secarlos un poco (o, al menos, eliminar el exceso de humedad) y coloca dentro de una bolsa para freezer de cierre hermético. Con ello, podrás utilizar granos de choclo congelados durante todo el año, y en la cantidad justa, sin desperdiciar. Recuerda, para ello, colocar los granos fríos y algo secos, para evitar así que se peguen entre sí.

También se puede congelar el choclo o el maíz ya cocido, en preparados como tartas o pasteles, y también en preparados cremosos como la tradicional humita. Simplemente cocina el platillo, déjalo enfriar completamente, sepáralo en porciones y colócalo dentro de contenedores herméticos (plásticos, bolsas u otros), y llévalo al congelador, para disfrutarlo durante todo el año.

Si vives en una zona productora de vegetales, procura adquirir los choclos en puestos y en campos. Estos productos, además de ser más económicos, serán mucho más sabrosos. Y recuerda: si compras maíz en un campo o en un puesto rural y hallas un pequeño gusanillo recorriéndolo por debajo de las hojas, esto es una buena señal: se trata de un choclo libre de pesticidas y químicos agresivos, mucho más orgánico, saludable, y seguramente más sano para la alimentación de tu familia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo conservar el choclo para disfrutarlo todo el año, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

320 valoraciones. El 96% dice que es útil.