Cómo combinar el vino y los quesos

Consejos para combinar quesos y vinos

Unir vinos y quesos suele ser una gran apuesta. Lo más importante es recordar que el vino no debe competir con el queso, sino acompañarlo.

Aquí van algunas sugerencias para que estos amigos inseparables estimulen nuestro paladar.

 

Vinos tintos: Queso Blue, Cambembert, Chedar, Edad, Emmental (queso suizo), Fontina, Gouda, mar del Plata, Regianito, Roquefort.

Vinos blancos: Brie, Camembert, chevres, Gruyere, Edad.

Queso duro y de sabor fuerte. Vinos con cuerpo y personalidad.

Queso blando y suave. Vinos frescos, jóvenes y rápidos

Queso de cabra, roquefort y quesos azules. Se acompañan muy bien con Oporto y Jerez dulce o semidulce.

Provolone y Fontina: Cabernet Sauvignon, Malbec

Emmental. Vino tinto robusto, Chardonnay.

Cheddar. Sauvignon Blanc, o un vino dulce de cosecha tardía (Sauternes)

Parmesano. Chardonnay de buena intensidad o Cabernet Sauvignon.

La mayoría de los quesos y vinos combinan bien, por lo que esta breve explicación es solo una sugerencia. Hay que tener en cuenta que los quesos se nos presentan con gustos muy variados: salados, rancios, suaves, etc. y en ocasiones los taninos de los vinos suelen barrer con el sabor de los quesos. Al final, el gusto y la experiencia del consumidor será lo que triunfe.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo combinar el vino y los quesos, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

7 valoraciones. El 100% dice que es útil.