Cómo hacer Kvas de remolacha

¿Qué es el Kvas?

El Kvas es una bebida suave con una graduación alcohólica que ronda los 2,2% de concentración. Originaria del norte asiático y tradicionalmente elaborada a partir de harina de centeno, malta y manzanas, hoy es una de las bebidas más apreciadas por la versatilidad en su elaboración, como también por sus propiedades y sabor.

Beneficios del Kvas

Además de resultar en una bebida refrescante y sabrosa, con una mínima graduación alcohólica, el Kvas es un aliado indispensable en la cocina, en especial para la preparación de platillos de carne y vegetales.

Independientemente de las frutas utilizadas en su elaboración, es una fuente rica en vitaminas, en particular las del grupo B, además de minerales como fósforo, magnesio y otros aminoácidos esenciales. Se lo utiliza por sus propiedades beneficiales en el tratamiento de males en el tracto gastrointestinal, pues regula y minimiza la proliferación y desarrollo de gérmenes nocivos.

El kvas también colabora en un mejor metabolismo y un más eficiente funcionamiento cardiovascular, además de normalizar la digestión y elevar la fortaleza del sistema inmunitario. Reduce la fatiga, eleva la concentración, previene el deterioro del esmalte dental y cura úlceras, entre otras propiedades.

Receta para hacer Kvas de Remolacha

Limpia y corta tallos y hojas de ½ kilo de remolachas, sin pelarlas. Luego, corta en cubos medianos, y ponlas en un frasco o contenedor con tapa esterilizado y seco. Ya bien acomodadas, agrega hasta 2 cucharaditas de sal marina, junto con los saborizantes especiales que prefieras agregar: jengibre fresco en rodajas, trozos de limón o de naranja, hierbas y especias, o nada.

Cubre las remolachas y los agregados con agua limpia (mineral, mejor), sin llegar hasta el borde superior del frasco, sino dejando unos 2 cm de "aire" entre el líquido y la tapa. Cierra presionando bien (asegúrate de que sea un cierre hermético) y deja que comience la fermentación a temperatura ambiente, en un sitio cálido y poco iluminado, como dentro de una alacena o en el taller.

Es habitual que la salmuera burbujee durante la fermentación. Por ello, conviene colocar el frasco sobre un platito, y abrirlo una vez por día para liberar los gases (y prevenir que explote la tapa), distribuir uniformemente los ingredientes, y probar el sabor. También se podrá quitar la espuma que pueda formarse en la parte superior.

Ya alcanzada una fermentación adecuada, simplemente filtra y envasa en una botella o frasco esterilizado con tapa hermética, para reservar por algunos días antes de consumir.

Cómo preparar Kvas de remolacha: segunda receta

Otra manera de preparar esta bebida es limpiar y preparar 1 Kg de remolachas, y cortarla en trozos más pequeños con su piel. Coloca en una olla y agrega agua limpia hasta cubrirlas por completo, incorpora 150 gr de azúcar, y cocina hasta que se noten tiernas.

La cantidad total de agua para esta proporción de remolachas es de 5 litros, por lo que si usaste 2 para cubrirlas en la olla, agrega luego los 3 litros restantes, y vuelve al calor hasta que llegue al punto de ebullición.

Retira del fuego y deja enfriar hasta que llegue a 35°C. Añade en este momento 50 gramos de pan de centeno triturado y 10 gramos de levadura fresca, disuelta en 50cc de agua. Finalmente, filtra hacia un frasco de cierre hermético y deja fermentar por unos 10 días en un sitio cálido, abriendo el frasco una vez por día para liberar los gases o utilizando uno de mucha capacidad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer Kvas de remolacha, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

2 valoraciones. El 100% dice que es útil.