Cómo tener una bodega en casa

Ventajas de tener una pequeña bodega en casa

Por Alberto Martínez, para Uvinum

Seguro que cualquier amateur del gran mundo del vino ha soñado alguna vez en armar una bodega o vinoteca, como el Climatizador Cv28-Tb. No tanto para tener al alcance cuando quieres vinos de calidad en estado impecable (esto se puede alcanzar en cualquier tienda), sino que lo más interesante de contar con bodega casera es poder comprar vino en condiciones ventajosas: es decir, conseguir botellas sin haber concluido su envejecimiento, ya que la bodega nos da la posibilidad de acabar la crianza en casa, tranquilamente, mientras su valor aumenta en el mercado. 

Pero aparece un problema al momento de lanzarse en la aventura: las instalaciones domésticas. En general, mucha gente no tiene el espacio suficiente para armar su propia bodega. Las soluciones de emergencia suelen ser de mala calidad, y se acaba perdiendo el precioso oro rojo que uno quería conservar.

¿Qué vinos se pueden conservar en una bodega casera?

También hay que saber cuáles vinos se pueden conservar y cuáles no. Un vino, para poder madurar, tiene que haber sido elaborado especialmente para el envejecimiento. Cuando sabemos reconocer estos vinos entendemos que no sirve de nada intentar guardar un vino joven X, porque se va a perder, es una promesa.

Los vinos que se pueden poner en una bodega (de buena calidad) son las crianzas, reservas y grandes reservas. Estos vinos pasaron por un proceso de maduración, en barricas de madera y después en botellas, el suficiente tiempo como para que se pueda seguir preservando en nuestra bodega personal sin perder sus características.

Requisitos para conservar vinos en una bodega

Las condiciones requeridas son las siguientes:

  • Mantener una temperatura constante, entre los 8°C y los 18°, con una media ideal de 12°C. Es necesario un termómetro para controlar la temperatura.
  • Gestionar la humedad: la humedad del aire es necesaria; pero como todo, en cierta medida. Sino, puede causar la aparición de mohos y aromas de tufo. Un 80% es ideal.
  • Aislar los vinos del ruido y de los olores: las vibraciones y los ruidos perjudican al vino, ya que lo agitan y lo alteran. La bodega tiene que estar aislada de los aparatos eléctricos de la casa. Los olores también entran en las botellas; productos químicos o aquellos con aromas fuertes como el queso o el jamón, tienen que estar alejados lo más posible de los vinos, aunque tengamos la tentación de juntarlos en la misma pieza de conservación.
  • La ventilación es importante, para renovar el aire.
  • La luz tiene que desaparecer de la bodega, para no oxidar el vino y para no tener lo que se llama "sabor a luz".
  • Disponer las botellas en horizontal: esta posición humidifica el corcho. El orden de disposición de las botellas es muy importante, para no tener que mover todo con el fin de encontrar la que queremos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tener una bodega en casa, te sugerimos que visites nuestra sección Hogar.

Esta nota te fue útil?

1 valoraciones. El 100% dice que es útil.